Antecedentes

El “Programa de Gestión Sanitaria para la Acuicultura” en Chile, aborda las brechas de conocimiento, presentes actualmente en el desarrollo de las enfermedades, generando conocimiento de bien público en las áreas de mayor impacto. A partir de esta base científica, este programa pretende contribuir a la gestión sanitaria oficial y a la transferencia de información base para la tecnología, soluciones y recomendaciones de políticas para mantener la sustentabilidad y mejorar así la productividad de la acuicultura nacional.

La acuicultura a nivel mundial muestra un impresionante crecimiento en el suministro de diversas especies marinas para consumo humano, a diferencia, por ejemplo, de la captura de peces silvestres que ha experimentado una estabilización en sus niveles de captura desde fines de la década de los ochenta.
Es así como el año 2014, se alcanzó un hito cuando la contribución del sector acuícola al abastecimiento de pescado para consumo humano superó por primera vez a la de peces capturados en su medio natural (FAO, 2016).
En Chile, esta actividad es relevante para la economía nacional y su desarrollo se sustenta fundamentalmente en la producción de tres especies de salmónidos, salmón del Atlántico (Salmo salar), trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss) y salmón coho (O. kisutch) (SUBPESCA, 2015). La salmonicultura es, dentro de las exportaciones no mineras, la tercera actividad económica del país (Servicio Nacional de Aduanas, 2015) y la primera en la zona austral (SalmonChile, 2016).

Es así como durante el 2015, los retornos por exportaciones chilenas alcanzaron los 3.527 millones de dólares americanos FOB, los que correspondieron a más de 590 mil toneladas de envíos (SUBPESCA, 2015; SalmonChile, 2016).
Hoy, este rubro representa el 6% de las exportaciones del país, el 84% de las exportaciones de productos de mar y el 36% de las exportaciones de alimentos. Además, genera más de 71.000 empleos y hay más de 4.000 pequeñas y medianas empresas creadas en torno a esta actividad productiva (SalmonChile, 2016).
El desarrollo de la salmonicultura se ha debido a las numerosas ventajas comparativas que Chile posee para este tipo de acuicultura.

No obstante, desde el comienzo de esta actividad, su crecimiento ha estado acompañado por la presentación de diferentes enfermedades, siendo actualmente la Piscirickettsia salmonis (SRS) y Caligus rogercresseyi las que tienen el mayor impacto en la condición sanitaria de los peces (Ibieta et al., 2011; Bravo, 2012), puesto que el costo asociado al manejo y control de estas enfermedades es muy alto.

Ambas enfermedades son difíciles de controlar en Chile, ya que los centros de cultivo comparten ambientes marinos, por lo que el riesgo de contagio entre ellos es alto, y, por otro lado, aún persisten importantes brechas de conocimiento y tecnología que limitan la capacidad de gestionar la salmonicultura desde el principio de la sustentabilidad (Hamza et al., 2014). En atención a lo anterior, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) se adjudicó el financiamiento por parte del Fondo de Inversión Estratégica (FIE), del Ministerio de Economía, para la ejecución del programa denominado “Programa para la Gestión Sanitaria en la Acuicultura”, el cual también cuenta con financiamiento y colaboración de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G.

Este programa busca impulsar y mejorar la investigación, innovación y desarrollo de conocimientos estratégicos a través de un enfoque multidisciplinario, para así abordar las brechas presentes, actualmente, en la investigación de las enfermedades existentes en la acuicultura chilena, principalmente de Piscirickettsia salmonis y Caligus rogercresseyi. A su vez busca generar conocimiento público, con el fin de contribuir a la gestión sanitaria oficial y a la transferencia de información base para la tecnología, soluciones y recomendaciones de políticas para mantener la sustentabilidad y mejorar la productividad de la industria del salmón y de la acuicultura en general.
El “Programa para la Gestión Sanitaria en la Acuicultura” ejecutará proyectos de investigación estratégicas, con instituciones de excelencia nacionales y extranjeras, con énfasis en el control de calidad científica y potenciará la creación de capital humano especializado en Chile para dichos propósitos.