Ensayos de sensibilidad farmacológica de Caligus frente a Azametifós, Cipermetrina y Deltametrina mediante combinación de marcadores moleculares y bioensayos

Numerosos antiparasitarios han sido utilizados a nivel mundial para el control de ectoparásitos, entre ellos se incluye la aplicación de peróxido de hidrogeno, avermectinas, piretroides y organofosforados[1]. Sin embargo, numerosos estudios sugieren la eficacia de los distintos tipos de antiparasitarios dependen del estado de desarrollo de los ectoparásitos como es el caso de C. rogercresseyi [2, 3]. En Chile, el primer tratamiento utilizado para el control de C. rogercresseyi en Chile fue benzoato de emamectina. Sin embargo, luego del año 2007, el uso de este antiparasitario demostró pérdida de eficacia, lo que hizo necesario la implementación de nuevos productos como son el piretroide, deltametrina y el organofosforado, azametifos [4].
En general, los tratamientos con antiparasitarios para el control de caligidosis han demostrado pérdida en su eficacia, debido a la generación de mecanismos de resistencia por el ectoparásito.

La resistencia a antiparasitarios se basa en mecanismos moleculares que generan cambios en los blancos moleculares, vía de detoxificación, y la alteración en el flujo de antiparasitarios [5]. En búsqueda de comprender los mecanismos moleculares de resistencia a antiparasitarios generada por C. rogercresseyi, se ha observado que genes como acetilcolesterasa, citocromo P-450, P-gp, receptores de acetilcolina generan cambios en sus niveles de expresión en los piojos de mar con diferentes niveles de susceptibilidad a los antiparasitarios [6, 7]. En el presente informe se muestran los resultados de la evaluación de C. rogercresseyi frente a Azametifos y Deltametrina mediante combinación de marcadores moleculares y bioensayos.